Este sitio utiliza cookies para optimizar su experiencia de usuario. Si sigue navegando por este sitio, entonces aceptó esta utilización. Para más información sobre los cookies, consultar nuestra política de confidencialidad.

dispositivos de frenado


JOSKIN ofrece frenos hidráulicos con simple circuito como opción para sus vehículos. Con este sistema, la potencia de frenado depende de la cantidad de presión aplicada al pedal de freno. Aunque el frenado hidráulico sigue siendo el sistema más común en todo el mundo, se está eliminando en la Unión Europea en favor del frenado neumático de doble circuito, homologado en virtud del reglamento «Mother Regulation EU 167/2013».
JOSKIN equipa sus vehículos con frenos de neumáticos de doble circuito (mangueras rojas y amarillas), de serie. Este conjunto incluye una alimentación de aire comprimido, así como un regulador de freno con 3 posiciones (cargado, semicargado y vacío). Antes de mover la máquina, el conductor selecciona manualmente la intensidad de frenado deseada en función de la carga transportada. Como opción, es posible elegir un regulador automático que toma la información sobre el grado de carga y adapta la potencia de frenado. También es posible equipar este tipo de frenos con los accesorios necesarios para cumplir la norma UE 167/2013, comúnmente conocida como «Mother Regulation». Aunque cada vez menos demandado, ya que se instala principalmente en máquinas arrastradas por tractores antiguos, en los vehículos JOSKIN también se puede instalar un frenado neumático simple circuito (manguera negra) en lugar de la versión de doble circuito.
Por supuesto, se puede combinar el frenado hidráulico simple circuito con el neumático doble circuito en la misma máquina. El vehículo puede acoplarse a tractores equipados con uno de estos dos sistemas. Por lo tanto, esta opción es ideal para las explotaciones agrícolas o CUMA con una flota de tractores diferentes. El sistema de frenado que no se utiliza simplemente permanece desconectado del tractor. Sin embargo, a pesar del interés que despierta este sistema en muchos países europeos, está prohibido por la norma UE 167/2013 (Mother Regulation), por lo que no es homologable en los 27 estados miembros de la UE.