Este sitio utiliza cookies para optimizar su experiencia de usuario. Si sigue navegando por este sitio, entonces aceptó esta utilización. Para más información sobre los cookies, consultar nuestra política de confidencialidad.

ejes directores


El eje seguidor se orienta siguiendo la dirección impuesta por el tractor. El ángulo de giro es de +/- 15° en función del tamaño de los neumáticos. Para conducir en la ruta a más de 15 km/h o en marcha atrás, un dispositivo hidráulico asegura un potente bloqueo y un alineamiento perfecto del eje trasero con el delantero, garantizando la seguridad del vehículo. Un amortiguador asegura la estabilidad del eje seguidor y evita las vibraciones excesivas. Un eje direccional proporciona una reducción considerable del desgaste de los neumáticos (menos deslizamiento) y reduce la torsión en todo el vehículo durante los giros cerrados.

Como opción, es posible equipar su remolque de triple eje, normalmente configurado con dos ejes direccionales forzados, con una versión simplificada con un solo eje seguidor. Se trata de una solución económica cuando su vehículo tiene ruedas estrechas (por ejemplo, ruedas de camión) y cuando usted conduce principalmente fuera del campo con un número limitado de maniobras estrechas que realizar.

El eje «direccional forzado» constituye un importante órgano de seguridad al mantener continuamente su vehículo en la línea de avance del tractor. El cilindro montado sobre el eje direccional está dirigido por un cilindro captor, unido al tractor por medio de una barra de enganche rápido (o un cilindro según el modelo). La misma está fijada a la lanza mediante un anillo o una rótula y controla el circuito hidráulico de dirección. El sistema está equilibrado gracias a los cilindros compensados que ejercen una fuerza idéntica en los dos sentidos de funcionamiento. El circuito está equipado con una central de ajuste monobloque que posee un manómetro, dos bolas de nitrógeno, una válvula de equilibrado y un circuito de calibración. La ventaja del direccional forzado no es sólo su dispositivo autocorrector, que permite al vehículo salir automáticamente de las huellas del camino, sino sobre todo su guiado tanto hacia delante como hacia atrás. A diferencia del eje seguidor, este sistema es autónomo y no requiere la intervención del conductor cuando se viaja a alta velocidad o se da marcha atrás: el direccional forzado dirige y controla en cualquier momento. Además, no requiere una conexión hidráulica al tractor y, por lo tanto, no necesita un distribuidor. Un eje direccional proporciona una reducción considerable del desgaste de los neumáticos (menos deslizamiento) y reduce la torsión en el vehículo durante los giros cerrados. En JOSKIN, la mayoría de los vehículos de triple eje están equipados de serie con un sistema de direccional forzado (primer y último eje) que funciona según el mismo principio.

En JOSKIN, puede equipar la barra de enganche del direccional forzado con una horquilla de enganche industrial (estándar) o con un anillo con rótula por bola de 50 mm de diámetro (como opción), comúnmente conocido como «K50». La opción del «K50» suele elegirse cuando el vehículo ya está equipado con un anillo con rótula del tipo «K80».